Factores que influyen en el costo del seguro vehicular

Una pregunta recurrente cuando vamos a contratar un seguro vehicular, es ¿cómo determinan las empresas el costo final de la póliza? En la web hay notas que hablan de aspectos como la edad, el género, el modelo del auto, etcétera; sin embargo, esos factores son más para segmentar el mercado y distinguir las diferencias entre la constancia y magnitud de los siniestros. 

La base de cálculo para determinar el riesgo y el costo de una prima es la información que proporcionamos desde el inicio del contrato, y en México sólo estamos acostumbrados a dar las características de nuestro vehículo, (marca, versión y zona donde circula), es por ello que las aseguradoras sólo segmentan sus tarifas por estos conceptos; en la media que permitamos que nos conozcan más como clientes, como conductores y como usuarios, seguramente la manera en que determinarán nuestro segmento será más fina.

Ahora bien, sin importar el número de segmentos en que se divida el mercado, en palabras del Act. Víctor Manuel Castillero Palencia, director de Suscripción de Quálitas, los dos factores principales para determinar la prima de cualquier cobertura en cada segmento son la frecuencia de los siniestros y su severidad, que detallamos a continuación.

Tipos de frecuencia

La frecuencia de los siniestros se calcula para pronosticar el número de eventos que ocurrirán en una vigencia y se hace para cada una de las coberturas contratadas; muchos entienden la frecuencia como la probabilidad de ocurrencia de un evento, cuando tenemos definido nuestro segmento, se calcula el número de eventos o siniestros entre el número de unidades expuestas; entre más segmentos son creados más probabilidades se deben de calcular, lo que hace más justa y equitativa una tarifa. Si por ejemplo pusiéramos juntas todas las unidades de todas las marcas y de todos los modelos, y calculamos su frecuencia global, estaríamos obteniendo una probabilidad promedio, lo que haría injusto su resultado ya que no estaríamos diferenciando a los buenos de los malos, los que más tienen accidentes de los que menos reclamos presentan.

Un ejemplo claro es la diferencia que hay en unidades robadas por zona o código postal, mientras existen municipios en donde de que cada 100 unidades aseguras con la cobertura de Robo hay 1 vehículo robado o ninguno, por otro lado hay municipios que por cada 100 asegurados hay 3 vehículos robados. Estas diferencias hacen que exista hasta 3 veces más de prima entre una zona y otra solo en la cobertura de Robo total.

No hay que olvidar que todo seguro es equivalente a una mutualidad en donde las aportaciones de todos se utilizan para el pago de los que presentan siniestros o tienen la mala fortuna de tener un accidenté o un robo total, A grosso modo, cuando es sustraído un coche, el costo que una aseguradora debe pagar al dueño sale del cobro de primas que se vendieron de todos aquellos igualmente clasificados o segmentados.

Evidentemente, los carros nuevos siempre serán los más buscados por los ladrones, para desarmarlos y vender las partes casi intactas en el mercado negro. Los autos con cero a tres años de uso son los más sustraídos, los modelos 2019 a 2021. Mientras que en las versiones 2018 o anteriores esa probabilidad de robo baja, porque ya no son tan atractivos para deshuesar al tener las piezas cierto uso”; señala el experto.

En cuanto a la frecuencia de siniestros con daños materiales, los cálculos se obtienen de la misma forma. En todo el país el estándar es del 17%: por cada 100 automóviles chocan 17 vehículos en promedio, dato que puede variar dependiendo de la zona urbana, local o foránea, y factores locales como el estado del pavimento, clima, cantidad de tráfico, etcétera. 

En general, actualmente el costo de un “laminazo” solucionable en talleres con los que las aseguradoras tienen convenio, es de 20 mil pesos; pero si el vehículo es nuevo y aún tiene los beneficios de agencia, entonces escala a 28 mil pesos en promedio, ya que la reparación en sí y la mano de obra son más costosas. Por ello, los carros nuevos siempre saldrán más caros de reparar, lo que se refleja en el costo final de la póliza una vez hechas las divisiones correspondientes.

Y en lo referente a la frecuencia de responsabilidad civil, cuando se daña el auto de un tercero el costo promedio es de 18 mil pesos por reparación, con una frecuencia del 15% (chocan 15 de cada 100 unidades aseguradas). “Es importante entender que siempre es más alta la frecuencia de daños a terceros que la de daños materiales al propio vehículo”. 

Severidad

Mientras que sobre la severidad, como la palabra lo sugiere, tiene que ver con qué tan fuerte fue el siniestro, trátese de afectaciones a nuestro propio carro o daños al vehículo de un tercero. 

Puede ser que debido a los baches y cantidad de autos circulando al mismo tiempo, por ejemplo, en la CDMX la frecuencia de colisiones sea del 20% y no del 17% como en todo el país; pero que al mismo tiempo el costo por reparación sea de 10 mil pesos y no de 20 mil. Mismo caso para otros contextos. Si en una carretera de Veracruz la constancia de choques es del 10%, mucho menor que en la capital, es probable que al mismo tiempo su severidad sea mayor debido a la velocidad, y entonces arreglar una unidad ahí salga en 40 mil pesos y no en 18 mil”; concluye Víctor Castillero.

Estos dos conceptos son los que las compañías aseguradoras analizan para definir las primas de una póliza, más allá de otros factores como la edad o el género. Dicho costo suele modificarse varias veces al año a partir de la realidad: el comportamiento de la siniestralidad vial.

Para ese costo final, también hay que contemplar los cambios en la mano de obra, precios de insumos, rentas, salarios, etcétera; todo un universo que entra en juego para establecer el costo de un seguro que sea atractivo para los conductores y garantice que todos los que sufran un siniestro reciban la reparación o indemnización correspondiente. Por último, cabe destacar que una vez que se contrata una póliza, la prima no se modificará durante los meses de cobertura; de haber incrementos, estos se darían sólo al renovar.


También lee: ¿Cómo solicitar la indemnización tras un siniestro?


About author

Author
Hugo Juárez