Las llantas también importan: ponles atención

Las llantas de los vehículos juegan un papel muy importante para mantener nuestra
seguridad al momento de circular y evitar accidentes. Sin embargo, de acuerdo con un
reporte de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), la mayoría
de los automovilistas casi nunca les presta atención
salvo cuando comienzan a dar
problemas o es necesario cambiarlos.

Este desconocimiento o falta de atención hace que en ocasiones los propietarios de autos
no cambien sus llantas a tiempo, o lo hagan por modelos que no son los óptimos,
comprometiendo su seguridad: lo recomendable es adquirir neumáticos de la misma
medida y tipo que los originales
al salir de la agencia.

Al ser los neumáticos los únicos elementos que permanecen en contacto con la
superficie
del suelo cada que manejamos, estos influyen directamente sobre el
rendimiento, comportamiento y prestaciones de los vehículos. Elegir los correctos es una
decisión crucial.

¿Para qué sirven las llantas?

Los neumáticos tienen 4 funciones principales:

  • Transmitir al suelo las fuerzas de aceleración y frenado del vehículo.
  • Mantener y cambiar la dirección de la marcha.
  • Absorber las irregularidades del terreno.
  • Soportar el peso del automóvil.

¿Cómo cuidar los neumáticos y elegir los correctos?

La vida promedio de una llanta es de entre 5 y 6 años, y para saber qué modelo corresponde a las de nuestro carro hay que revisar la serie de números y letras grabadas en la pared externa o capa exterior del neumático, que además proporcionan características como la presión con la que tienen que ser infladas.

Al cuidar tus llantas, además de procurar el buen estado del vehículo en general, igualmente proteges tu vida, la de tus acompañantes y hasta la de terceras personas en casos como frenadas repentinas, por ejemplo. Algunas recomendaciones para tenerlas en buen estado son:

  • Evitar caer en baches o dar banquetazos, así no dañarás ni deformarás tus neumáticos (los famosos “chipotes”).
  • Revisar que la presión del aire sea la adecuada, un hábito automovilístico que se sugiere realizar cada 15 días y adquiere una mayor relevancia si se va a salir a carretera; toma sólo unos segundos pidiendo apoyo en cualquier gasolinera.
  • No sobrecargar el automóvil, pues un peso mayor al permitido desgasta las llantas.
  • Llevar el auto al taller para su alineación y balanceo, un mantenimiento que se debe realizar en promedio dos veces al año o cada 10 mil kilómetros recorridos. Recuerda que se tienen que alinear ambos ejes del auto y no sólo el delantero o trasero, ya que si una de las llantas está un poco abierta, cerrada o tiene una diferente inclinación respecto a las demás, provocará que el resto se desgasten más rápido y el vehículo sea errático e impreciso en sus movimientos.

Al cuidar tus llantas, además de procurar el buen estado del vehículo en general, igualmente proteges tu vida, la de tus acompañantes y hasta la de terceras personas en casos como frenadas repentinas, por ejemplo. Algunas recomendaciones para tenerlas en buen estado son:

Los neumáticos forman parte de los sistemas de suspensión, frenos y dirección del automóvil, por lo que influyen de manera decisiva en la seguridad, maniobrabilidad, manejo general del vehículo y hasta en el consumo de combustible.

Así como cuidas tu seguridad y la de los demás contratando un seguro de auto, también protégete revisando periódicamente tus llantas para lograr el mejor agarre posible y hacer que tengan una mayor vida funcionando correctamente.

Tus neumáticos importan mucho, aprende más sobre ellos y ponles atención. Si quieres protegerlos como se merecen, solicita la cobertura accesoria “Daños Materiales para Neumáticos y Rines” de Quálitas, que cubre las afectaciones que sufran los neumáticos y/o rines del vehículo asegurado a consecuencia de un accidente de tránsito, así como el impacto de los mismos contra otro objeto fijo ajeno a la unidad asegurada, semoviente y/o bache que inhabilite su funcionamiento, dejando como consecuencia un daño irreparable.


También lee: ¿Cuánto dinero perderías sin seguro vehicular?


About author

Author
qualitas_root