¿Sabías que hay más de un “seguro obligatorio” de vehículos?

¿Has escuchado hablar alguna vez de los “seguros obligatorios”? Como su nombre lo indica, son aquellos con una o más coberturas que forzosamente debe tener un vehículo; dependiendo del tipo y actividades, así como del territorio a circular. Estos se dividen en federales y estatales.

Federales

  • Responsabilidad Civil Ecológica. Desde abril de 1996, toda unidad que preste servicio de transporte terrestre de materiales y residuos peligrosos en el país deberá contar con una cobertura de este tipo, por un monto mínimo de $900,000 pesos para la indemnización de daños.
  • Responsabilidad Civil Límite Único Combinado (RC LUC). En abril de 1998 se estableció que los permisionarios del servicio de autotransporte federal de pasajeros, turismo y carga deberán contar con esta cobertura por un monto mínimo de 19,000 UMAs ($1,702,780 pesos).
  • RC Bienes y RC Personas. En mayo del 2013, las autoridades acordaron que todo vehículo que transite por vías, caminos y puentes federales deberá contar con un seguro que abarque las coberturas por Responsabilidad Civil Bienes y Responsabilidad Civil Personas, por montos mínimos de $50,000 pesos en el primer caso y $100,000 en el segundo. Estas son las coberturas básicas más importantes que todo automovilista debe tener, que en el caso de Quálitas se engloban en la de Responsabilidad Civil por Daños a Terceros; sin embargo, al día de hoy sólo 3 de cada 10 vehículos particulares en México ha contratado una póliza.

Estatales

  • Yucatán, RC LUC. Desde junio del 2011, todos los autos de esta entidad deberán tener un seguro con cobertura de Responsabilidad Civil Límite Único Combinado, por una cifra mínima de $250,000 pesos.
  • Baja California, RC LUC. En vigor desde enero del 2012, los vehículos del estado deben tener esta cobertura por un mínimo de 4,350 UMAs ($389,847 pesos).
  • Morelos, RC LUC. A partir de marzo del 2013 los coches del estado deben contar con esta cobertura por un monto mínimo de 1,630 UMAs ($146,080.60 pesos).
  • Jalisco. En agosto del 2013 se implementó que los automóviles tapatíos cuenten forzosamente con una cobertura de RC LUC por un mínimo de 4,000 UMAs ($358,480 pesos) y una de Responsabilidad Civil Complementaria Personas (RC Comp. Per.) por 25,000 UMAs ($2,240,500 pesos), que en los paquetes de Quálitas es una cobertura opcional pagando un poco más.
  • Ciudad de México, RC LUC. Desde agosto del 2015, en la capital del país es una obligación para todos los vehículos contar con una póliza de seguro con cobertura de Responsabilidad Civil Límite Único Combinado, por una cantidad no señalada en la ley pero que en el caso de Quálitas es de $280,000 pesos.

Conceptos importantes

Para entender el listado anterior, es primordial entender más a detalle tres conceptos:

  • Límite Único Combinado (LUC). Se refiere al límite establecido o cantidad máxima que una aseguradora puede aportar cuando se sufre un accidente; en caso de padecer varios siniestros durante el año contratado, sin importar el tipo, dicho monto irá disminuyendo conforme se vayan pagando las indemnizaciones correspondientes, más allá de si los daños se hicieron a bienes o a personas.
  • UMA significa Unidad de Medida y Actualización. Como ya hemos expuesto en contenidos anteriores de este blog, es el concepto que desde el 2016 sustituyó por ley al salario mínimo para cubrir diversos pagos oficiales como multas de tránsito y otras sanciones; cambia cada año y este 2021 es de 89.62 pesos, cifra que se deberá multiplicar dependiendo de la indemnización establecida tras un siniestro.
  • Responsabilidad Civil Complementaria Personas. Es una cobertura que en montos excede lo estipulado por la de Responsabilidad Civil por Daños a Terceros (mejor conocida por RC solamente); ampara las consecuencias en que incurra el asegurado o cualquier persona que con su consentimiento use el vehículo y cause lesiones corporales o la muerte a terceros. En Quálitas, abarca 1 millón de pesos (aunque se puede contratar una suma mayor).

Otras consideraciones

Por otro lado, con el objetivo de tener calles y personas más seguras en el país en caso de posibles siniestros de tránsito, y con ello construir una mejor sociedad, en abril del 2013 se expidió la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas (LISF) y se reformó la Ley sobre el Contrato de Seguro (LCS), en torno a la obligatoriedad de algunos seguros vehiculares. 

Tras estos cambios, se acordó que en los seguros obligatorios el costo de la prima no podrá fraccionarse y deberá ser pagada en una sola exhibición, de forma inmediata y contra entrega de la póliza. Además de que estos seguros no podrán ser cancelables como sí es posible con otros tipos de pólizas; por lo que si una persona decide vender su auto, la unidad conservará aún los beneficios del plan contratado hasta la fecha marcada en el documento. Ambas disposiciones aplican tanto para los seguros de servicio particular como para los del servicio público de transporte de pasajeros.

Cabe enfatizar que las cifras señaladas por las autoridades en cuanto a seguros obligatorios son mínimas, por lo que la oferta de las aseguradoras vehiculares del país suele contemplar montos mayores. Por ejemplo, tras un accidente donde falleció una persona, en promedio Quálitas paga 400 mil pesos de indemnización.

Si aún no has asegurado tu auto, te invitamos a conocer los diferentes paquetes de coberturas personalizables de Quálitas, dependiendo de tus necesidades de movilidad y perfil de conductor. Recuerda que hoy en día, más que una obligación, estar asegurado es un acto de responsabilidad y compromiso con la sociedad en general, con tu inversión y con tu integridad.


También lee: Los 10 conceptos sobre seguros de autos que debes conocer


About author

Author
Hugo Juárez